Tras las Navidades, el consumo de los clientes se retrae y llega la temida “cuesta de enero”, que también afecta sobremanera a los negocios, que ven reducidos sus ingresos. Te damos algunas claves para incentivar el consumo en tus clientes y amortiguar las pérdidas en este período.

Después de una época donde el consumo se dispara por las Navidades y todo lo que estas conllevan, enero es tradicionalmente un mes de retracción de la economía, caracterizado por una disminución del consumo y, en general, por unas semanas de menor actividad. Es lo que se conoce como “la cuesta de enero”.

Y esto a pesar de las rebajas, que tratan de incentivar que las carteras abandonen los bolsillos y vuelvan a ver la luz, no siempre con éxito.

Esta bajada de la actividad económica de los españoles en el primer mes de cada año se traslada inevitablemente a la actividad de las pequeñas empresas, que ven mermado su ritmo habitual de pedidos. Por eso, es importante ser precavido y seguir algunos consejos para superar esta cuesta, optimizando tus ofertas y aplicando algunas buenas prácticas de marketing, gestión y contención del gasto.

cuesta_de_enero

  1. Aprovéchate de las rebajas y pon en marcha tu propia campaña

Si decides sumarte al período de rebajas y ofertas especiales en el mes de enero, sabes que no serás el único, pues es habitual que gran parte de las empresas lo hagan. Eso no significa que no sea una acción útil, pero no olvides la esencia: estas ofertas deben ser limitadas en el tiempo, así que refléjalo siempre que anuncies un descuento para conseguir esa sensación en el cliente de urgencia o de “fin de existencias”.

Además, es esencial que hagas saber que estás en período de promociones. Para ello, puedes contactar de forma directa -por WhatsApp o email- con los clientes habituales; hacer campañas específicas de emailing con el público objetivo al que ya tienes identificado e incluso crear campañas de anuncios segmentadas en redes sociales o medios de comunicación online para atraer nuevos compradores.

Además de las fórmulas habituales de rebajas como el 2×1 y 3×2, el “compre ahora y comience a pagar en…” o el descuento por pago al contado, te damos algunas claves para maximizar este período online o en el punto de venta físico:

  • Letras grandes, precios pequeños: Tanto si tienes un comercio y vas a servirte del escaparate como si vas a incluir alguna promoción especial en tu web, debes saber que los clientes asocian letras grandes a precios menores. Es por esta razón que algunas empresas suelen colocar un único cartel o reclamo de gran tamaño en sus escaparates o sites. Para este tipo de inscripciones, utiliza fondos con colores llamativos, ya que los neutros suelen asociarse a exclusividad, y lo que se busca en rebajas es todo lo contrario.
  • Selecciona bien las promociones. Poner en el radio de visión del cliente demasiadas promociones o rebajas hace que no se concentre ni en una ni en otra, igual que si mezclas novedades con productos de oferta. Por eso, selecciona bien cuáles quieres vender, aplica el descuento adecuado en función del coste y la rentabilidad y trata de hacerlos visibles.
  • Compras de último minuto y cross-selling. Seguro que has visto cómo cerca de las cajas de supermercados o grandes superficies hay estanterías con productos de menor valor o más pequeños. Muchos clientes, mientras esperan su turno o se acercan a las cajas, acaban “picando” y llevándose uno de estos objetos. Prueba a hacer lo mismo en tu negocio o, si es online, incluye apartados como “También te puede interesar” u “Otros usuarios también vieron” junto con la ficha de cada producto o servicio.
  1. Planifica el presupuesto anual

Es fundamental que durante estas semanas la liquidez sea la máxima posible y el gasto el mínimo. Para ello, es esencial tratar de acabar con las deudas contraídas el año anterior: no se debe empezar el año con más pasivo que activo. Como punto de partida, prioriza aquellas deudas con un vencimiento más cercano. Ten en cuenta que, además, los intereses pueden subir cuanto más tardes en pagar.

Además, sería bueno que planificases el año, evaluando ingresos y gastos previstos -puedes descargar aquí una plantilla que te ayudará-. Es por lo tanto un excelente momento para renegociar con algunos proveedores los precios y tratar de conseguir alguna reducción satisfactoria. Al fin y al cabo, si tú premias a tus clientes más fieles, ¿por qué no buscar la misma ventaja con tus proveedores?

Por último, atento, porque la nueva Ley de Autónomos trae cambios que pueden ayudarte a ahorrar. Por ejemplo, adaptando tu base de cotización o desgravándote las dietas.

  1. Revisa subvenciones y ayudas

Enero puede ser un mes de retracción del consumo y de menores ingresos, pero no todo tienen que ser malas noticias. Con el comienzo del nuevo año, muchas ayudas y subvenciones para autónomos y empresas entran en vigor o se renuevan. Para tenerlas todas bajo control puedes acceder a buscadores como el del Servicio Público de Empleo Estatal o el del Ministerio de Economía, Industria y Hacienda. No pierdas tampoco de vista los incentivos de las comunidades autónomas.

  1. Reduce tus gastos

Los gastos innecesarios son causa de muchos de los problemas económicos que puede llegar a sufrir una persona, pero también un negocio. Ante ello, existen una gran variedad de buenas prácticas que puedes aplicar para que tu pequeña empresa respire:

  • Revisa las pólizas de los seguros. Consultar a tu oficina o correduría de seguros o comprobar comparadores de coberturas como acierto.com o Rastreator puede llegar a ser muy útil y suponer un importante ahorro si escoges el servicio que mejor se adapta a tus necesidades.
  • Reduce u optimiza el transporte. Los desplazamientos pueden llegar a suponer el 25% del gasto de un pequeño negocio. Así que, antes de subirte a tu vehículo, piensa. ¿Este viaje es necesario? ¿Podría solucionarlo con una llamada o una videoconferencia?

También puedes aprovechar para replantearte la necesidad de un vehículo de empresa, si dispones de él. Algunas formas de alquiler como el leasing o el renting pueden resultarte más económicas que la propiedad.

  • Controla tu gasto energético. Tan silencioso como dañino. Ser responsable con el consumo eléctrico en el comercio u oficina y deshacerse de los aparatos innecesarios puede suponer un antes y un después en los gastos de tu negocio.
  1. Fórmate y ponte al día

Si en enero la actividad económica se retrae, es probable que los pedidos caigan con respecto a los meses anteriores. Por esto, puede ser un buen momento para ponerte al día en algunas disciplinas que necesitarás en la gestión del día a día de tu negocio y que pueden hacer que, el próximo año, la cuesta sea menos pronunciada.

Para que no repercuta en las arcas de tu negocio, puedes apuntarte a algunos de los cursos online gratuitos que ofrecen plataformas como eMagister o Coursera en campos tan prácticos como contabilidad, inversión, programación y presupuestos, administración, marketing, etc.

  1. Optimiza el stock sin caer en la rotura

Es más que probable que en enero, con la contracción general del gasto, recibas un menor número de pedidos.

Por eso, es importante optimizar el stock de forma que puedas afrontar toda la previsión de pedidos -sin riesgo de rotura de existencias-, pero sin que se acumulen excedentes.

En este sentido, una buena gestión de stock con tus proveedores supondrá un ahorro de gastos asociados a la mercancía y el almacenaje, con una reducción de tareas administrativas.

Importante: tan negativo es acumular stock sobrante como no disponer del necesario para responder a todos los pedidos que puedan llegar. Por esto, puedes ayudarte de algunas herramientas gratuitas de gestión de stock como EgaFutura o QfacWin (permite la integración con Prestashop u osCommerce).

Una opción interesante es organizar una venta de liquidación. ¿Por qué? Poner en marcha una venta de esta tipo con productos a precios más bajos para clientes actuales te permitirá deshacerte de aquellos artículos o servicios que corran el riesgo de quedarse anticuados y obtener algún ingreso por ellos.

En definitiva, aplicando alguno de estos consejos -o todos ellos-, puede que llegar al final de la cuesta de enero no sea tan agotador como otros años ni la mochila pese tanto al comenzar febrero


Has añadido este artículo a tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

Has eliminado este artículo de tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

¿Te ha gustado?

Crea tu cuenta o inicia sesión para añadirlo a tu lista de favoritos.

Crear cuenta

Ya casi te has registrado. Falta solo un paso.

Necesitamos que confirmes tu dirección de correo electrónico. Para completar el proceso de suscripción, haz clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarte a tu correo.

Cerrar

Descarga el archivo

Puedes iniciar la descarga del archivo desde el siguiente enlace. Muchas gracias.

Descargar

Suscríbete para descargar el archivo

Para poder descargar este archivo, debes estar suscrito a nuestra newsletter. Rellena los campos y podrás descargarlo.

*Campos obligatorios
Al hacer clic en “Suscríbete” se aceptan las Condiciones de Uso y Política de privacidad