Los autónomos también tienen derecho a cogerse una baja. Parece que no, pero eso es posible y está contemplado en la ley aunque se diga que los autónomos nunca se ponen enfermos. Pero todo mito tiene una base de verdad.

Según la estadística de la Seguridad Social, entre enero y junio de este año 2 de cada 10 trabajadores (sin contar autónomos) comunicaron una baja por enfermedad. En realidad es algo más: un 22,77% de media mensual. Sin embargo, los autónomos que se dieron de baja por contingencias comunes no llegaron ni a 1 de cada 10 de media mensual (9,44%). Es decir, los asalariados se dan de baja más del doble que los autónomos, como refleja este gráfico.

Las bajas laborales de autónomos y asalariados

El hecho diferencial está en el quebranto que supone tener que cerrar el negocio unos días por enfermedad. El autónomo no suele tener fácil recurrir a alguien que cubra su puesto, y si lo hace tiene un coste. Es por eso por lo que en general los trabajadores por cuenta propia aguantan todo lo posible en el ejercicio de su actividad. En todo caso, si no hay más remedio, la ley contempla subsidios para ciertos supuestos.

Los motivos de las causas laborales de los autónomos

Existen varias modalidades de baja. Por un lado la Incapacidad Temporal, que es aquella que se solicita por una enfermedad común o por un accidente no laboral. Una gripe o la rotura de un tobillo por un tropezón en la calle son supuestos válidos para una Incapacidad Temporal.

El subsidio a percibir en este caso sería:

  • Desde el cuarto día al vigesimoprimero: 60% de la base de cotización del mes anterior.
  • Desde el vigesimosegundo día: 75% de la base de cotización del mes anterior.

En caso de tener un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, las cantidades cambian:

  • Desde la fecha de baja médica: 75% de la base de cotización.

Diferencias respecto al Régimen General

Ya hemos visto cómo la estadística refleja que los autónomos aguantan más por puro quebranto económico. Parar el negocio no es fácil. Pero además hay una diferencia sutil que puede influir a la hora de darse de baja: en general el subsidio es menor que el de los trabajadores por cuenta ajena básicamente porque la gran mayoría de autónomos cotizan por la base mínima.

Esa base mínima en 2016 está en los 893,10 euros mensuales así que, si se está encuadrado ahí, las cuantías a percibir quedarían de la siguiente manera:

  • Por Incapacidad temporal: 535,86 euros mensuales del cuarto día al vigesimoprimero y 669,82 desde el vigesimosegundo.
  • Por Enfermedad profesional o Accidente de trabajo: 669,82 euros mensuales desde el día de baja.

Es posible recibir el subsidio y continuar con la actividad. Se puede trabajar a un menor ritmo, pero conviene pensarlo porque en ese caso estaremos obligados igualmente a pagar la cuota de autónomos. Sin bonificaciones la cuota mínima está en los 264 euros que habría que restar.

También hay que tener en cuenta que para poder cobrar un subsidio por Enfermedad Profesional o Accidente de Trabajo se debe cotizar por ello. Ello incrementa entre una décima y 8,5 puntos porcentuales la cuota dependiendo de los casos.

Así está la ley y las posibilidades frente a enfermedad o accidente, ¿te has tenido que enfrentar a ello?


Has añadido este artículo a tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

Has eliminado este artículo de tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

¿Te ha gustado?

Crea tu cuenta o inicia sesión para añadirlo a tu lista de favoritos.

Crear cuenta

Ya casi te has registrado. Falta solo un paso.

Necesitamos que confirmes tu dirección de correo electrónico. Para completar el proceso de suscripción, haz clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarte a tu correo.

Cerrar

Descarga el archivo

Puedes iniciar la descarga del archivo desde el siguiente enlace. Muchas gracias.

Descargar

Suscríbete para descargar el archivo

Para poder descargar este archivo, debes estar suscrito a nuestra newsletter. Rellena los campos y podrás descargarlo.

*Campos obligatorios
Al hacer clic en “Suscríbete” se aceptan las Condiciones de Uso y Política de privacidad