Se habla mucho de Big Data. Trillones de datos que se generan al segundo. ¿Pero quién es capaz de manejarlos y aprovecharlos? El siglo XXI será de quienes sepan y puedan analizar los datos. Es uno de los fundamentos de la economía digital. Para entenderlos, y tomar decisiones a partir de ellos, es imprescindible “verlos”, hacerlos accesibles para alguien que no sea ingeniero ni sepa bucear entre bases de datos.

Es de lo que se encarga Vizzuality: que un empresario, un político, una marca o un ciudadano puedan saber “de qué estamos hablando” cuando hablamos de consumo de electricidad, de deforestación, de cambio climático o del índice de criminalidad en una ciudad. Mapas inteligentes para smart cities.

Vizzuality tiene oficinas en Madrid, Cambridge (Reino Unido) y Washington. Han producido miles de mapas. Entrar en su página web es una invitación a navegar sin fin. Se suceden mapas y gráficos de gran belleza visual, cada uno de los cuales esconde un trabajo de meses por parte de ingenieros, diseñadores y expertos en diversas temáticas. Su lema es, precisamente, “Better Data Design for a Better World”.

El equipo de Vizzuality está formado por profesionales de distintas especialidades. Desde ingenieros medioambientales hasta físicos y matemáticos. Pero también hay perfiles procedentes de otros campos como las Bellas Artes, la Geografía, la Psicología o la Sociología. Para bucear en el océano del Big Data hace falta un enfoque multidisciplinar.

Esta heterogeneidad les facilita entender las necesidades de las empresas y de las personas y enfocar de forma global los problemas y retos que se presentan. El propósito que les une: trabajar para una causa que va mucho más allá de la consecución de beneficios económicos. Si fin es detectar necesidades en la sociedad y en el medio ambiente para generar, a través de su trabajo, un cambio positivo.

¿Qué aporta el Big Data a las empresas? Analizar grandes volúmenes de datos para tomar decisiones. Desde Vizzuality comunican lo que esos datos quieren decir. Es decir, “traducen” enormes cantidades de datos en conclusiones que pueden aplicar las compañías según los factores que se hayan analizado. En la realidad, estos mapas puede desembocar en cambios en las inversiones, redistribución de recursos o redefinición de objetivos. Los datos nos los presentan los robots, pero las decisiones las tomamos los humanos, que necesitamos aún ver antes de actuar.


Has añadido este artículo a tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

Has eliminado este artículo de tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

¿Te ha gustado?

Crea tu cuenta o inicia sesión para añadirlo a tu lista de favoritos.

Crear cuenta

Ya casi te has registrado. Falta solo un paso.

Necesitamos que confirmes tu dirección de correo electrónico. Para completar el proceso de suscripción, haz clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarte a tu correo.

Cerrar

Descarga el archivo

Puedes iniciar la descarga del archivo desde el siguiente enlace. Muchas gracias.

Descargar

Suscríbete para descargar el archivo

Para poder descargar este archivo, debes estar suscrito a nuestra newsletter. Rellena los campos y podrás descargarlo.

*Campos obligatorios
Al hacer clic en “Suscríbete” se aceptan las Condiciones de Uso y Política de privacidad