Comida a domicilio con una filosofía diferente a la que estamos acostumbrados: la cocina es casera, los platos vienen en un tupper y el pedido abarca toda la semana. Es Wetaca, la marca que vende por Internet la experiencia de un MasterChef.  

Comenzaron con una inversión de 100 euros y cocinando para los amigos en un piso compartido en Madrid. Andrés Casal y Efrén Álvarez eran dos estudiantes del ICADE, de Vigo y Lugo, que pensaron que su afición gastronómica podría derivar en un buen negocio. Y lo han conseguido. Hoy en día llegan a servir 5.000 platos en una semana. La carta de Wetaca lleva el sello de Efrén, uno de los primeros concursantes del programa MasterChef.

Con el fin de minimizar los riesgos, al principio ellos dos se encargaban de todas las fases del proceso, desde la elaboración de los platos hasta el reparto a domicilio, que aprovechaban para conocer la opinión de los clientes. La gestión de los pedidos y las preferencias de los usuarios las administraban con un cuestionario de Google Docs. Después, como paso lógico para aumentar las ventas, llegó la web. “Cuando comenzamos Wetaca controlábamos Internet a nivel usuario básico. No teníamos ni idea de marketing digital ni de redes”, confiesa Efrén.

Con el primer pedido, Wetaca envía al cliente una tarjeta escrita a mano en la que figuran los nombres de los cocineros que han hecho los guisos. Son esos detalles, junto a la cuidada presentación de los platos, los que motivan al usuario a compartir su experiencia en las redes sociales. El boca-oreja que tan bien funciona en la gastronomía aquí se verbaliza en estos canales, que les ayudan a conocer los gustos y las tendencias de sus clientes.

Redes sociales para humanizar la marca

Sus perfiles en Instagram, Facebook y Twitter acumulan más de 17.000 usuarios. Con el tiempo se han dado cuenta de que no todas las redes sociales son usadas del mismo modo por la gente. Instagram es la preferida para compartir los platos que se van a comer, lo que refuerza el branding, mientras que Facebook es la que mejor funciona para la captación de nuevos clientes. ¿Los contenidos más compartidos? Los vídeos tutoriales de sus cocineros con recetas y consejos básicos de cocina.

Y es que lo tienen claro: “Cuando una empresa es 100% digital tienes que humanizar la marca”. Y eso lo consiguen mostrando a sus chefs en la cocina: “A la gente lo que gusta es ver a personas”, apuntillan. Se trata de mantener la cercanía en el trato con el usuario, un aspecto del que ningún negocio debería olvidarse y que no está reñido con la digitalización.

El cliente de Wetaca no se limita al habitual de los pedidos de comida rápida, el que pide el día de partido o el fin de semana, sino que es más reflexivo. Elige con anticipación qué van a cocinarle para toda la semana, platos siempre sin aditivos ni conservantes que cambian semanalmente (“Somos un restaurante, no una fábrica”, recalcan en su web) y en cuya elaboración participa una nutricionista.

En Wetaca no trabajan para empresas, pero muchos de los pedidos se hacen desde allí. Los cupones descuento que entregan regularmente a sus usuarios son otra de las fórmulas que mejor les funcionan para seguir aumentando su cartera de clientes. “Esto se empieza a parecer a lo que dibujábamos en un papel hace tres años”, admite Efrén.


Has añadido este artículo a tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

Has eliminado este artículo de tus favoritos.

Consulta en Mis favoritos tu selección de contenidos o accede desde tu menú de usuarios como te mostramos en la imagen.



Aceptar

¿Te ha gustado?

Crea tu cuenta o inicia sesión para añadirlo a tu lista de favoritos.

Crear cuenta

Ya casi te has registrado. Falta solo un paso.

Necesitamos que confirmes tu dirección de correo electrónico. Para completar el proceso de suscripción, haz clic en el vínculo del mensaje que acabamos de enviarte a tu correo.

Cerrar

Descarga el archivo

Puedes iniciar la descarga del archivo desde el siguiente enlace. Muchas gracias.

Descargar

Suscríbete para descargar el archivo

Para poder descargar este archivo, debes estar suscrito a nuestra newsletter. Rellena los campos y podrás descargarlo.

*Campos obligatorios
Al hacer clic en “Suscríbete” se aceptan las Condiciones de Uso y Política de privacidad